Queridos amigos:

Llegadas estas fechas, es normal que nos felicitemos con los mejores deseos. Para nosotros esta felicitación navideña tiene un significado más profundo, al ser este Niño el que da sentido a nuestras convicciones más profundas y transcendentales. Se renueva nuestra esperanza y el corazón con la Luz del Altísimo, que nos envía a su Unigénito para que lo acojamos y podamos colaborar en la construcción del mundo que quiere para todos: El Reino.

Con esos propósitos de paz, de acogida, de humildad y de amor, debemos disminuirnos y dejar el espacio limpio y libre para que Él crezca en los corazones, y a sí poder llevar a cabo la misión que nos es encomendada.

Celebremos con alegría esta llegada, y le pidámosle que el Nuevo Año, que en breve comenzará, sea venturoso y libre de adversidades, al objeto de contribuir con Él, en edificar un Año más divino, en el que la violencia, sea del tipo que sea, se erradique; las ideologías y diferencias sociales no nos impidan avanzar en el desarrollo de un mundo más acorde con sus planes, y, con la certeza de contar con su presencia permanente.

Un abrazo,

¡Feliz Navidad y Año 2018!

Francisco Luis Martinez Villar, presidente de Escuelas Católicas Málaga.

FN

Pincha en la imagen para ver la felicitación