La casa salesiana de Málaga abrió sus puertas el sábado 8 de febrero para acoger a casi dos centenares de participantes procedentes de las distintas presencias de la Inspectoría Salesiana María Auxiliadora en la celebración de Fiesta de la Comunidad Inspectorial 2020.

Tras las ediciones anteriores, celebradas en Valencia-San Antonio Abad, Utrera, Villena, Barcelona-Horta y Sevilla-Trinidad, esta sexta edición ha tenido su sede en Málaga, que el pasado 8 de diciembre finalizaba la celebración del 125 aniversario de la presencia salesiana en nuestra ciudad, con la visita del Rector Mayor.

«Aquellos días palpé a fondo lo que en tantos documentos hemos recogido. El sentido de familia es real y lo viví de manera especial con una alegría colectiva compartida por toda la casa«, con estas palabras iniciaba su discurso de bienvenida Ángel Asurmendi, Provincial de la Inspectoría Salesiana María Auxiliadora, que realizó un recorrido por las vivencias de este aniversario junto a una radiografía del rostro cercano, atrayente y bondadoso de Dios en las diferentes presencias salesianas. «Durante los actos de clausura del aniversario experimenté el cariño que se le tiene en Málaga a los salesianos. Un amor basado en la cercanía y en la unión gracias a los hermanos que han pasado por aquí, y a los que ahora están, porque han provocado este aire que ahora se respira y te hace entender el valor de la presencia del salesiano ‘en medio de’ y junto a», explicaba agradeciendo al director y la comunidad la acogida brindada a los participantes. «Málaga me entusiamó y me hizo crecer más en la fuerza del espíritu salesiano. Me hizo pensar que tenemos en nuestras manos un carisma que es un verdadero tesoro. Os invito a creer en él y dar gracias a Dios», compartía para concluir su intervención.

Puede ampliar la información en la web de https://malaga.salesianos.edu